PELIS Y SERIES

‘BIRDMAN’ O (LA INESPERADA VIRTUD DE LA IGNORANCIA)

El director Alejandro González Iñárritu cuenta con una de las filmografías más fascinantes del siglo XXI. Títulos inolvidables como Amores Perros, Babel, 21 Gramos, Biutiful o su inolvidable participación en la cinta colectiva 11’09″01 hablan por sí solas de la capacidad del mexicano para crear historias llenas de capas, hermosas, profundas e intensas.


birdman-iñarritu

Para hablar de su última creación, Birdman, sería necesario tener un talento capaz de concentrar en pocas líneas el epicentro vital de una película universal, tanto en el fondo como en la forma. Podría definirse como una comedia con tintes dramáticos, o como un drama de tintes cómicos.  La propia contradicción que supone esta afirmación es el marco perfecto que sirve para intentar ubicar la historia que se nos cuenta.

Hablamos de una película que tiene el superpoder del magnetismo, desde su primera escena hasta muchos días después de su visionado. Pese a las voces que oigo que me recomiendan no ser atrevido intentando buscar definiciones o explicaciones para una obra maestra del séptimo arte de nuestro tiempo, hago caso omiso y prosigo con el teclado…

El epicentro de la historia es el personaje interpretado por un maravilloso Michael Keaton, que transmite toda la amargura vital posible de aquél que sabe que sus tiempos de gloria quedaron lejanos y que sin embargo, en el imaginario colectivo permanece como un cliché de sí mismo. Alrededor toda una fauna teatral que conforma una historia coral, donde todos los personajes forman parte de un engranaje perfecto. Compleja, fascinante, lúcida, llena de recursos estilísticos, tramas, sub-tramas, guiños y un humor tan negro como el alma de un crítico solitario y deprimido.

Iñárritu realiza un estudio múltiple de personajes como individuos y como sociedad. Cuando hablábamos de la universalidad de la película era precisamente por el alcance y la variedad de temas que se plantean con mordacidad, agilidad y un espíritu crítico lúcido y lleno de mala leche corrosiva.

Por citar algunos de estos temas que se plantean; se trata la inseguridad ante las expectativas no cumplidas como padre o trabajador, la incertidumbre que se instala en la madurez cuando muchos conflictos siguen abiertos desde tiempo atrás, la dependencia tecnológica de nuestra sociedad, el reflejo del público mundial como ente fagocitador de obras fast-food (brillante el diálogo sobre las franquicias de superhéroes), la lucha constante de egos en el mundo teatral y cinematográfico o el maravilloso juego ficción-realidad que sobrevuela durante todo el metraje.

De alguna manera, camuflada en un extraño vodevil teatral, la película cuestiona nuestro papel en esta sociedad con críticas directas o sutiles reflejadas en las reflexiones del protagonista. Nadie se salva en este pequeño caos a ritmo de percusión como banda sonora y ya no quedan superhéroes de verdad para todos…

Probablemente, la mejor película de 2015. Obligatoria.

Birdman1

José Luis Hernández

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s